Arthur Levine: "Que un alumno termine yendo a la universidad se decide en la primaria"

Vía Ara.cat

Antoni Bassas entrevista este catedrático de enseñanza superior que ha dedicado toda su vida a la educación.


El profesor Arthur Levine (Nueva York, 1948) no quiere jubilarse precisamente ahora. Ha dedicado toda su vida a la educación y comprueba con angustia que el mundo está cambiando tanto, y tan deprisa, que la escuela no le puede seguir el ritmo y educa a los alumnos con criterios de la sociedad industrial y culturalmente homogénea del siglo XX.

Cree que lo que hay es fomentar el pensamiento crítico de los alumnos y proporcionarles una atención tan individualizada como sea posible. A Levine le parece intolerable la cantidad de jóvenes que van cayendo por el camino, engrosando las listas del fracaso escolar. Levine fue presidente de la Facultad de Educación de la Universidad de Columbia, desde donde impulsó una alianza con el Instituto Tecnológico de Massachusetts para mejorar la formación del profesorado.


¿Preparamos los estudiantes sólo para competir en el mercado laboral?

No. Los preparamos para toda la vida. Ser competitivos en el mercado laboral es una parte, pero también los prepararemos para vivir en sociedad, ser cívicos, tener una familia y amigos y una comunidad. Los profesores preparamos los estudiantes para la vida. El problema es que la vida está cambiando: todas las sociedades están pasando de economías industriales nacionales y analógicas a economías del conocimiento globales y digitales. Las escuelas fueron creadas cuando funcionaba el primer modelo. Ahora las miramos y nos decimos: "Parece que ya no funcionan". Lo que hay es adaptar escuelas y profesores a un mundo nuevo.


¿Por lo tanto, lo que debe hacer el profesor?

De entrada, pensar que ya no se trata de cuánto tiempo el alumno está expuesto al profesor. No se trata de enseñar, sino de aprender. No se trata de un examen al final del trimestre, sino de una evaluación continua para ver cómo progresas. Por eso necesitamos profesores que puedan, primero, crear un objetivo para los estudiantes; segundo, dar forma al entorno de aprendizaje para ayudar a los estudiantes a alcanzar el objetivo; tercero, crear programas y planes de estudios para ayudarles a hacerlo; cuarto, facilitar que los estudiantes alcancen los objetivos, y, finalmente, seguir vivos profesionalmente y continuar avanzando. Es necesario que los alumnos aprendan a pensar de manera crítica, ser creativos, comunicar, cooperar ...


¿Cómo se enseña a un estudiante a pensar de manera crítica?

Es una cuestión de experiencia, y comienza cuando los niños están en primaria. Poco después de la caída del Muro me invitaron a Praga para rehacer el plan de estudios de la Facultad de Periodismo porque tenían un problema. No lo acabo de entender, teniendo en cuenta que todo lo que he hecho en relación a esta área ha sido leer el periódico. Resulta que no podían hacer periodismo de investigación para que los profesores eran producto de la dictadura y no sabían hacer preguntas difíciles. Si queremos que los estudiantes sean creativos, pensadores críticos, tenemos que empezar a hacer preguntas cuando son pequeños y ayudarles a resolver problemas que representen un reto más grande a medida que se hacen mayores. El pensamiento crítico es un músculo intelectual y hay que desarrollarlo si queremos que la gente lo use. En un momento en que se habla tanto de fake news, El pensamiento crítico es más importante que nunca.


¿Como se pueden atender las necesidades de estudiantes que tienen antecedentes culturales diversos pero comparten la misma clase?

Creo que una de las cosas que veremos pronto es que el profesor podrá trabajar más con los alumnos de manera separada y que, cuando acabará la clase, el profesor dará deberes distintos a los estudiantes en función de lo que van asimilando, y probablemente (y sé que es algo terrible de decir) será gracias a los algoritmos, que también nos ayudarán. Para explicarlo: consideramos como hacemos los exámenes ahora. No tiene ningún sentido, porque examinamos la gente después de terminar el trabajo, no mientras la hace. Imaginemos que el GPS del coche sólo diera información una vez terminado el viaje y que le dijera que está recalculando la ruta, que está a 70 kilómetros de donde quería ir ... Cuando necesitas ayuda del GPS es cuando sales de la ruta, no al final del viaje. Hay que hacer lo mismo con los niños.


¿Qué tipo de cosas cree que los maestros deberían olvidar?

Es una pregunta maravillosa, y ojalá tuviera una respuesta maravillosa. Lo intento: la memorización por repetición, que significa esperar que los estudiantes aprendan exactamente lo que han leído el libro, y luego examinarlos para asegurarse. Esto no desarrolla los atributos de la que hablábamos antes. Es una de las cosas que habría que olvidar. Pero al mismo tiempo me hace feliz recordar poemas que voy aprenderme de memoria cuando era pequeño, me proporcionan un consuelo espiritual. Y hay cosas que se deben saber de memoria. Pero no llegarás muy lejos si siempre te han de decir que tienes que hacer y lo tienes que memorizar. No contrataría a alguien así, y he contratado mucha gente en mi vida.


¿Cuál es el impacto real de la desigualdad, tanto en el entorno familiar como del barrio, en la educación de los estudiantes?

Enorme. Crecí en la parte sur del Bronx, el distrito congresual más pobre de Estados Unidos. Cuando vivía era un barrio de clase trabajadora y los padres no solían terminar el instituto. Ahora es mucho y muy pobre. Lo que hacen las escuelas allí es preparar a los estudiantes para vivir en un mundo donde no encontrarán trabajo, por ser pobres, para terminar la vida, muchos, de manera violenta. Algunos van a la fiesta de graduación de los doce años muy bien vestidos. Cuando les preguntas por qué, te dicen: "Porque sé que los dieciséis ya no me graduaré. Esta será mi última graduación ".


¿Pero donde recae el problema? ¿En el sistema, en el gobierno, en la sociedad?

En todas partes. El factor que tiene más impacto es la familia. El segundo son las escuelas. Los compañeros son muy importantes. Hice un estudio sobre cómo niños de familias pobres llegaban a la universidad. Pregunté a los estudiantes cuando habían decidido ir a la universidad, y sabe qué descubrimos? Que un alumno termine yendo a la universidad se decide en primaria, yendo a concursos sobre deletrear o campamentos de verano ... Para que un alumno con capacidad pueda ir a la universidad debemos identificar bien, la hemos de descubrir a primaria, y debe tener experiencias enriquecedoras que le permitan pensar que puede ir a la universidad. Los profesores han de creer que los chicos pueden salir, tienen que creer en el éxito de sus alumnos.


¿Todo el mundo tiene que ir a la universidad?

Mire, durante la recesión mundial de 2009 en Estados Unidos perdimos borde 6 millones y medio de puestos de trabajo. Cinco años después hemos recuperado 11 millones. Y sólo 50.000 eran para personas con un título de bachillerato o inferior. Esto significa que la educación superior ahora es obligatoria. Y hemos de preparar a los profesores para que puedan educar a los estudiantes de hoy en día para vivir en el mundo que viene. Es una tarea enorme. Y en Estados Unidos las escuelas están fallando los niños de familias pobres. Los están negando el futuro, están muy lejos de sus compañeros de familias ricas.


El profesor Xavier Melgarejo, que estudió el sistema educativo finlandés, me dijo que el secreto era que en Finlandia para entrar a estudiar magisterio debes tener muy buenas notas y tienes que ser una persona con empatía con la educación y el ocio, quizás un antiguo escucha ... que así han conseguido que ser maestro tenga el prestigio social que aquí pueda tener un ingeniero. ¿Cómo se puede conseguir que los mejores de la clase sean profesores?

Un comentario sobre Finlandia, que conozco: tiene un sistema educativo muy bueno. También es una nación muy homogénea. Es el mejor sistema que tenemos actualmente para la era industrial, pero incluso el sistema finlandés de educación deberá reinventar. Ahora, es verdad que a los maestros les han de importar los niños y que los padres tienen que creer en el sistema educativo. El sistema educativo debe reforzar los maestros para que sean mejores y no castigarlos cuando no son buenos maestros. En Finlandia tienen el numerus clausus : si necesitan siete profesores de matemáticas el próximo curso porque hay jubilaciones, tal admitirán nuevo a la universidad. Esto lo hace muy selectivo, pero a la vez niega buenas oportunidades a la gente. El sistema finlandés no es perfecto, pero no encuentro otra mejor en el mundo.


¿Y Corea del Sur?

No elegiría Corea del Sur, porque hay demasiados aprendizaje por repetición, preparan la gente para un tiempo que se está acabando. Mire, no conozco ningún país que haya evolucionado con una visión de lo que será el futuro como lo ha hecho Cataluña, con Escola Nova 21. Si se sale con el proyecto, Cataluña podría ser la próxima Finlandia.


¿De verdad?

Sí, lo creo de verdad. Es que he venido para que lo quería ver. Le he hablado de objetivos, de aprendizaje en lugar de enseñanza, de personalización, de educación de tiempo variable y de un cambio del sistema de evaluación, y no lo veo en ninguna parte más que aquí.


¿En España la derecha y la extrema derecha han introducido el debate sobre de quién son los niños, si los padres o de la escuela, a la hora de enseñarles respeto por la diversidad sexual, por ejemplo. Cómo lo ve?

Sería más fácil si dijéramos que sólo estudiaremos la Biblia en lugar de ciencias, pero lo único que haríamos sería perjudicar a los niños. A pesar de que esto sea lo que quieren los padres, si queremos estudiantes para la sociedad no nos lo podemos permitir. No es bueno. No podemos negar a los estudiantes la modernidad por algunos que no la quieren. Y esto incluye la diversidad de la que usted hablaba. Qué servicio hacemos a la gente si la preparamos para una sociedad homogénea? Esto ya no será nunca más así. Deberán trabajar con una diversidad de poblaciones como nunca antes en la historia.


¿Hay algo en la educación a que no cambie?

Sí. La educación funciona mejor cuando tiene un pie en la biblioteca, y con ello me refiero al patrimonio humano, y el otro pie en la calle, que es el mundo real. Cuando las cosas cambian muy deprisa, la pata de la biblioteca no sufre. La que sufre es la de la calle, la de los avances digitales o la diversidad cultural. Bueno, pues debemos recuperar este terreno. Con el avance de la inteligencia artificial, de la realidad virtual, del Big Data , podremos ayudar a los niños a llegar donde quieran. Tendremos que mantener los valores esenciales, el pie en la biblioteca. Y necesitaremos profesores que puedan aconsejar el programa más adecuado para nuestros estudiantes y que puedan evaluar su progreso.







  • c-facebook
  • Google Classic

2018 (c) Fundación Instituto Relacional                       Santiago de Chile                                       info@nuevaeducación.org                          +569 3384 3949