El “Aprendizaje Basado en Proyectos” crece como alternativa en época de confinamiento

Actualizado: jul 27

(via El Mercurio / Margherita Cordano)


Durante este período en casa, los estudiantes de 4° básico del Colegio Inglés de Talca aprendieron sobre fracciones con ayuda de la actualidad.


“Les hablamos sobre las cajas de alimentos que se les está entregando a las familias que las necesitaban. Considerando esto, les pedimos sumar los insumos, dividirlos en fracciones y representarlas pictóricamente. Al mismo tiempo, les dijimos que nos contaran por qué creían que era importante ir en ayuda de todas estas familias”, explica su rector, Roberto Bravo.


En el caso de los cursos más grandes, a los alumnos se les pidió pensar en nuevas propuestas para ir en ayuda de los más necesitados. “Queremos entregar contenido, pero también poner al alumno al día con lo que pasa en la sociedad y en el mundo a través de un aprendizaje que le permita desarrollar competencias del siglo XXI, como la conciencia social y la creatividad. Es algo que se ha ido posibilitando con la pandemia; en tiempos generales son cosas que creemos, pero que no siempre podemos hacer. Ahora estamos reescribiendo lo que entendemos por educación de calidad”, explica.


Esta idea de educar poniendo énfasis en el desarrollo de habilidades blandas y entregando desafíos a los alumnos se conoce como “Aprendizaje Basado en Proyectos” (ABP). “Es una metodología desde la que los estudiantes adquieren conocimientos y habilidades trabajando durante un período prolongado de tiempo investigando y respondiendo a una pregunta,


Menú saludable

LaFors fue una de las expositoras del seminario virtual “Aprendizaje Basado en Proyectos: ¿Por qué hoy? ¿Por qué ahora?”, que organizó el Centro de Innovación del Mineduc y Aprendizaje para el Futuro de Fundación Chile.


Jeannete LaFors

En conversación con “El Mercurio”, la especialista de la U. de Stanford explica que la metodología puede ser especialmente útil en cuarentena. Esto, porque “cuando está bien diseñada, es más auténtica para los estudiantes, atractiva y significativa, por lo que se sienten más motivados y obligados a invertir su tiempo y energía”. Al mismo tiempo, los proyectos también ayudan a apoyar su capacidad para autodirigir su aprendizaje y administrar su tiempo, asegura.



Un ejemplo de ABP que se puede desarrollar desde la casa —y sin necesidad de tener una conexión a internet constante— es proponer la creación de un menú familiar saludable. Adecuando según edades, el proyecto permite ir entremezclando materias: se puede usar lo aprendido en clases de Biología respecto a los nutrientes, o lo que se ha ido practicando en Lenguaje para lograr sintetizar la información. Las porciones que corresponden a cada miembro de la familia se pueden calcular aplicando conceptos matemáticos. “Perdemos una gran oportunidad si no nos desafiamos a pensar más allá de volver a la antigua normalidad”, dice LaFors sobre la vuelta a clases pospandemia.


“Tenemos que estar dispuestos a cambiar nuestra mentalidad y prácticas para que los estudiantes tengan oportunidades de desarrollar habilidades críticas que les sirvan para toda una vida de aprendizaje, trabajo y compromiso cívico. El ABP proporciona aquello”.


Evaluación

Por largo tiempo, “los sistemas de formación docente enfatizaron mucho un único sistema de enseñanza-aprendizaje, por lo que parecía que había poco espacio para cosas nuevas”, concuerda Kirsti Lonka, catedrática de Psicología de la Educación en la U. de Helsinki (Finlandia) y expositora del webinar “Innovando para la Transformación” que organizó la Embajada de Finlandia, Business Finland Santiago y Anglo American.


A través del teléfono, Lonka, quien se ha especializado en “Aprendizaje Basado en Fenómenos”, una metodología similar al ABP, pero “que no necesariamente desemboca en un producto o proyecto final”, comenta que estas nuevas formas de enseñar implican nuevas evaluaciones.


Kristi Lonka

“En Finlandia se está poniendo mucha atención al comportamiento de los estudiantes a la hora de evaluar”, ejemplifica. “Tenemos una escala que va del 4 al 10. Y puede que un estudiante que es muy bueno académicamente tenga un 8, pero no un 10, porque no ayudó a otros en el proceso. Bajo este tipo de metodologías se evalúan habilidades, pero habilidades entendidas bajo un concepto mucho más amplio. En el ‘Aprendizaje Basado en Fenómenos' es clave, por ejemplo, aprender a comunicarse”, dice.


La especialista agrega que esto es especialmente importe hoy, ya que “vemos muchos populistas, personas que mienten o que se comportan de forma irrespetuosa en redes sociales. Por lo mismo, es un imperativo formar a niños que sepan analizar y reflexionar”.



  • c-facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Icono social de Spotify
  • YouTube
  • Icono social LinkedIn
Los Pellines NE-03.jpg
Los Pellines NE-01-1.jpg
Fundación NE-04-2.png
logo LP lodge.png
Logo LP Empresa.png

2020 (c) Fundación Instituto Relacional                       Santiago de Chile                                       info@nuevaeducación.org                          +569 3384 3949

logo IR Blanco Azul.png